Abogado del Estado

Abogado del Estado

Para algunos existe confusión sobre lo que es un abogado del estado y un abogado de oficio, aunque ambos son profesionales del derecho y ambos prestan su servicio al Estado, su trabajo es totalmente distinto. Hay que recordar que el abogado de oficio es aquel que se destina exclusivamente dentro del aparato jurídico estatal a servir de asesor legal a todos aquellos que por carecer de medios o por su condición no pueden o no quieren pagar un abogado, y es entonces que el Estado designa uno. Mientras que el abogado del estado es un profesional que presta servicio dentro del Cuerpo Superior de Abogados del Estado. Este  es el conjunto de funcionarios públicos al servicio de la Administración Pública de España compuesto por Abogados del Estado. Dependen de la Abogacía General del Estado que, con rango de Subsecretaría, se integra orgánicamente en el Ministerio de Justicia de España.

Como empleados sujetados a Administración Pública Española, generalmente profesionales del sector judicial con un amplio currículum a sus espaldas que avala su capacidad para el puesto, realizan labores de trabajo legal que le son conferidos por dicho departamento administrativo estatal, para hacer defensa jurídica del Estado y de sus principales instituciones en cualquier jurisdicción, tanto de los tribunales internos como de los internacionales, así como la asistencia jurídica consultiva a toda la Administración. Para obtener la calidad de ser empleado como abogado del estado, este profesional se ha hecho cargo de  las oposiciones de acceso, que, convocadas por el Estado español, son reconocidas meritoriamente tanto a nivel nacional como internacional.

Su trabajo es entonces directamente relacionado con el Estado y para él y por él trabaja, dedicándose a ejercer su laboral legal según le sea establecido por sus superiores dentro del Estado Español. Los abogados del estado están capacitados para asesorar al Estado en toda clase de litigios o demandas no importando cuál sea el ámbito dónde se sitúan porque el abogado del estado está capacitado para realizar dicha gestión y además de su preparación académica ha sido para optar a dicho cargo sometido a un proceso de oposición que ha evaluado sus capacidades y experiencias.

Comparte este artículos en las Redes Sociales:

Facebook

Twitter

Google+

Deja un comentario